Home

Diario YA


 

Beneficios de la limpieza con ozono

Gracias al esfuerzo de toda la sociedad y tras unos duros meses de confinamiento, poco a poco se está llevando a cabo la ansiada desescalada de manera progresiva en toda España. En este momento es necesario extremar al máximo todas las medidas de prevención y protección para evitar un posible rebrote en los próximos meses, por lo que es vital redoblar los esfuerzos en cuanto a higiene y desinfectación se refiere. Con el paso del tiempo cada vez serán más los comercios, oficinas y escuelas que vuelvan a abrir sus puertas para ir recobrando paulatinamente la normalidad. De ahí que sea fundamental contar con un sistema eficaz y seguro como el ozono con el que poder limpiar y desinfectar todo tipo de locales y superficies y que además permita cumplir con todas las garantías higiénicas necesarias.

Beneficios de la limpieza con ozono

A la hora de elegir el producto adecuado con el que limpiar todo tipo de superficies y espacios cerrados para desinfectarlos de Coronavirus surgen numerosas dudas en cuanto a la eficacia de las diferentes técnicas disponibles en el mercado. Algunos productos desinfectantes como el cloro, la lejía o el agua oxigenada han sido muy utilizados tradicionalmente pero presentan el inconveniente de que, al aplicarse con una bayeta sobre las superficies, pueden dejar zonas sin tratar. Sin embargo, el ozono al ser un gas con alto poder oxidante permite hacer frente a numeros tipos de virus, bacterias y hongos en un corto espacio de tiempo. Además, está demostrando una alta efectividad en las sucesivas campañas de limpieza y desinfección del Coronavirus al actuar de una manera muy eficaz. Como así lo han indicado los últimos estudios llevados a cabo por la OMS, que demuestran que el ozono es el desinfectante más potente contra cualquier variedad de microorganismos.

Entre los principales beneficios de la limpieza con ozono destacan su gran rapidez y la sencillez de su proceso de aplicación. Al ser un gas, es capaz de llegar a todos los rincones de cualquier estancia y en tan solo en unos minutos puede eliminar todo tipo de virus y bacterias. Una vez que se ha finalizado el tratamiento solo es necesario ventilar la habitación para eliminar cualquier posible resquicio. Gracias a que actua en una concentración menor y que necesita menos tiempo de contacto que otros agentes desinfectantes, el ozono permite realizar una limpieza totalmente eficaz en pocos minutos. Su versatilidad hace que se pueda usar tanto disuelto en agua como en forma gaseosa para adaptarse a los distintos ambientes y necesidades de cada espacio y zona de trabajo.

Limpieza con ozono certificada por Reciplac

En la empresa de desinfección Reciplac llevan años aplicando ozono mediante la más alta tecnología y, en la actualidad, están plenamente centrados en la limpieza del Covid-19. Tanto su metodología avanzada como todo su equipamiento cumplen con todas las garantías necesarias y han sido avaladas por el anexo XI del Real Decreto 1796/2003. El ozono, como desinfectante biocida, está regulado por la Unión Europa a través del Reglamento 528/2012. Por lo que es un sistema muy seguro y eficaz con el que hacer frente a la desinfección de superficies, sistemas de aire acondicionado, equipos, mobiliario, paredes, suelos tanto de lugares públicos como privados y zonas industriales. Sin olvidar que el ozono puede llegar fácilmente a donde no llegan otros sistemas de pulverización o nebulización que además pueden dañar o manchar algunas de las superficies sobre las que se han aplicado.

La manera en la que el ozono elimina el virus es mediante la oxidación directa, lo que provoca una ruptura de la pared celular y da lugar a que los constituyentes celulares salgan fuera de la misma. Esta es la gran diferencia frente a otros tipos de desinfectantes como el cloro o el agua oxigenada, donde solamente se produce una destrucción de los centros vitales de la célula que no es del todo segura pues, en alguna ocasión, estos microorganismos pueden llegar a recuperarse. Este aspecto es fundamental en la lucha contra el Coronavirus pues, en este caso, los virus transmisores pueden pasar desde un portador humano a cualquier superficie donde no serían eliminados con los tratamientos tradicionales de desinfección.

Reciplac: Especialistas en la eliminación del Coronavirus con ozono

El ozono es capaz de desinfectar desde 600 hasta 3000 veces más rápido que el cloro, por lo que es la primera solución de limpieza y desinfección elegida frente al Coronavirus. En Reciplac cuentan con una larga experiencia en las diferentes técnicas de desinfección con ozono que les ha llevado a ser un empresa líder en el sector. Es por ello que son capaces de desinfectar instalaciones completas en cuestión de unos minutos y cumpliendo con todas las garantías de calidad y seguridad. El tratamiento tiene que hacerse en estancias vacias por lo que en Reciplac cuentan con un horario flexible para desinfectar tanto todo tipo de instalaciones como vehículos en pocos minutos. Además del Coronavirus, el tratamiento con ozono permite eliminar otras partículas como hongos y bacterias que también podrían estar presentes en el ambiente, dejando un área de trabajo libre de gérmenes y por tanto de alergias, cefaleas o malos olores.

Entre los múltiples beneficios de la limpieza con máquinas de ozono destacan su comodidad en la aplicación y limpieza pues no mancha las superficies sobre las que se aplica. Una vez realizado un tratamiento de desinfección no es necesario llevar a cabo ningún tipo de limpieza posterior pues el ozono es una sustancia incolora e inolora que no deja restos en superficies. Este sistema de desinfección está especialmente indicado para zonas comunes que suelen estar concurridas y tienen, por tanto, más exposición a la propagación del virus. Una vez finalizado el tratamiento también es muy recomendable incidir en la limpieza de salidas de aire acondicionado, techos y conductos de ventilación. Al confiar en Reciplac para contar con un espacio de trabajo libre de Coronavirus se consigue ganar en tranquilidad y seguridad con la que poder hacer frente a las nuevas fases de la desescalada.