Home

Diario YA


 

Delegada del Gobierno en Asturias: Sectaria y provocativa

Fidel García Martínez (Asturias)
Durante la etapa del confinamiento preventivo se han tomado algunas medidas realmente sectarias y claramente anticatólicas. Nadie puede poner en duda como desde el Arzobispado de Asturias se ha colaborado con entera disposición para guardar y hacer guardar todas las disposiciones  que la Autoridad Sanitaria ha ordenado  para prevenir todos los riesgos  de contaminación. Las iglesias han permanecido clausuradas a cal y canto.  En algunos lugares los representantes políticos han actuado con severidad y rigor totalmente  desproporcionados. El caso de un alcalde de Extremadura, que se vio multado por la delegación del Gobierno por dejar  a la puerta de sus vecinos un ramo   el día Domingo de Ramos  con todas las medidas sanitarias  bien  conservadas, sin  contacto físico alguno. El Caso en Valencia del ataque y la denuncia de un concejal contra el  Arzobispo Cañizares porque desde dentro de la Iglesia había dada la bendición a un grupo de fieles respetuosos y sin ninguna posibilidad de comunicarse. Se han clausurado, iglesias y catedrales por parte de la policía si ninguna explicación y sin atender a ningún diálogo. Se puede afirmar con total objetividad que las iglesias católicas han sido y son los lugares más seguros para no contraer ningún contagio: personas  de toda edad, sexo y condición se unen  para dar culto  Dios sin olvidar ninguna medida importante: gel de manos a la entrada, separación justa de las personas con los metros  obligatorias, mascarillas perfectamente adecuadas y colocadas. Hasta tal punto se ha llegado  excluir  incluso actos como el signo de la paz, la recepción de la Sagrada solo en la mano. Comunión evitando todo contacto físico. Cualquier persona que haya entrado en una Iglesia Católica habrá salido maravillada del orden, limpieza y seriedad con las que todos los párrocos han educados a todos los fieles.  
Un caso singular  de la actuación incompetente  contra la Iglesia Católica  ha sido la de la  delegada del Gobierno en Asturias, la Sra.  Delia Losa, quien ha demostrado con sus opiniones  una actitud sectaria e intolerante con motivo de la tradicional procesión el día  de San Juan el precioso pueblo asturiano Soto del Barco,  comparar una procesión católica con un encuentro de fútbol de la máxima rivalidad asturiana  entre el Real Oviedo y el Real Sporting de Gijón supera todo lo imaginable por su sectarismo y/o ignorancia. Se supone que la Delgada del gobierno tendrá algún elemento de juicio para formular tan desorbitada y  ridícula comparación. La procesión  se celebró con todas las garantías exigidas  por los responsables: Alcalde, Párroco, Policía  Local,  y Cofradía Local.   La indignación de todo el pueblo así como la de su alcalde  es perfectamente  explicable porque  solo una persona con mala fe o ignorante puede  afirmar que una procesión religiosa debidamente solicitada, preparada con la debida antelación, cumpliendo todas las medidas de protección,  fuera  pero especialmente dentro del templo gracias  a la actitud muy responsable del Párroco; uso mascarillas, colocación de  gel  hidro-alcohólico en la vía pública a disposición del público asistente, avisada  oportunamente  por megafonía; a lo que hay que añadir los grupos de voluntarios comprometidos e informar y aconsejar a todos los asistentes, donde todo salió a  la perfección como se pudo  contemplar durante  la  procesión   de la imágenes más queridas por los parroquianos de la localidad,  se puede comparar y tenga  nada  que ver con un encuentro de fútbol de la máxima rivalidad en Asturias , como el derby asturiano  que supone  un clima de alta tensión ambiental y emocional por lo que  está declarada de  alto riesgo por la alteración del orden público. Como muy escribe el Sr. Alcalde de Sato del Barco en La Nueva España: Las declaraciones de la Delegada del Gobierno en Asturias están hechas sin ningún tipo de rigor y desde la más absoluta de las ignorancias.