Home

Diario YA


 

Producción alimenticia en el punto de mira del cambio climático

La viabilidad del planeta está en tiempo de descuento. Este postulado que puede sonar tan fuerte no lo es tanto, si se contempla el panorama poco halagüeño futurista de la salud de todo el globo, y como el cambio climático ya está haciendo sus estragos. Lo cierto es que esos efectos no son nada actualmente, con los que es previsible que sucedan sino se pone coto a algunas prácticas que son completamente nocivas para que las nuevas generaciones puedan seguir disfrutando del mundo, tal y como nos lo dejaron a nosotros, nuestros predecesores.
Uno de los aspectos que más se tiene en cuenta a la hora de discernir las causas de este deterioro del planeta, hace referencia a la forma de producir de manera intensiva, tanto carne como vegetales. Así se recoge en un reciente estudio de Betway, que pone de manifiesto esta realidad, y hace una previsión sobre los alimentos que se ingerirán a mediados del presente siglo.
En las próximas décadas todo parece indicar que la agricultura y la ganadería intensiva tal y como se conocen en estos momentos tienen las horas contadas. Las emisiones de CO2 motivadas por estos dos campos, suponen cerca del 15% del total vertidas, por lo que producir cosechas específicamente para alimentar a los animales que posteriormente se procesarán para carne.
Es lógico pensar que en 2050 muchas de las proteínas que ingiramos sea de origen vegetal, y es aquí donde la carne de laboratorio habrá ganado cierta parcela en el mercado.  Actualmente, son muchas las empresas que han visto una gran oportunidad de mercado en la comercialización de estos productos, puesto que, en estos momentos, es el inicio en el camino del consumo de este tipo de proteínas que verá como se extenderá durante las próximas décadas.
Desde hace algún tiempo, se ha producido una sustitución de ciertos alimentos que también han encontrado unas alternativas vegetales con prácticamente las mismas propiedades. Por ejemplo, muchas personas han encontrado en la avena, soja, cáñamo y nueces una alternativa clara a los productos lácteos.
El mundo está cambiando de manera obligada como consecuencia del cambio climático, ¿qué costumbres y hábitos alimenticios se variarán por completo en las próximas décadas como consecuencia de este motivo?