Principal

Diario YA


 

no sabemos cuáles fueron las deliberaciones del Consejo de Ministros urgente convocado por Pedro Sánchez ad hoc

UNA PIFIA Y MUCHAS POSVERDADES

MANUEL PARRA CELAYA  El esperpento o vodevil de los ocho encapuchados, la víctima y el Señor ministro del Interior llenó, por lo menos, dos amplias portadas de los telediarios en sendos días, sumiendo a la población en una especie de congoja atormentada y culpabilizadora. A estas alturas, no sabemos cuáles fueron las deliberaciones del Consejo de Ministros urgente convocado por Pedro Sánchez ad hoc, especialmente cuando estalló la verdad sobre todas las cabezas implicadas en el ridículo. Aparentemente, no pasó nada: los colectivos LGTBI prosiguieron con sus manifestaciones de protesta y los señores Marlaska y Sánchez vinieron a decir aquello de “bueno, esta vez no fue una realidad, pero otras veces lo ha sido y será”, prosiguiendo, tan ternes, la campaña propagandística iniciada. Como tantas veces. Ya sabemos que, poco a poco, el silencio de los medios informativos será el bálsamo habitual para los (pocos) ciudadanos que han advertido lo falaz de la representación por parte de los actores principales del elenco habitual.

Llevar a la COVID 19 a segundo plano parece exagerado

Vuelta a la guerra fría, cambios en el gobierno y cortinas de humo en Reino Unido

David Casarejos. Presidente del Consejo de Residentes del centro de Reino Unido. Consejero por Reino Unido en el Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior. Semana tras semana cuando me siento a escribir y planteo el sentido del artículo me choco de bruces con la realidad que siguen escupiendo los medios acerca del Brexit. Todas las noticias suelen estar de cierta manera unidas o ser consecuencia de la decisión de salir de la UE, y hoy todos los frentes, ya sea COVID, política exterior, inflación, el túnel entre Escocia e Irlanda del Norte, Marks and Spencer cerrando en Francia, o los cambios en el gabinete de Boris Johnson, serían muy diferentes de haber optado por otra solución a una salida brusca de la UE.

“La abundancia de palabras inútiles es un síntoma cierto de inferioridad mental” Gustave Le Bon.

Años de “diálogo”, sólo beneficioso para las izquierdas y el separatismo

Miguel Massanet Bosch. En este país de nuestras entretelas, sus pobladores, los españoles, estamos hechos de distinta materia que el resto de habitantes del mundo universo. No reaccionamos igual, no pensamos de la misma manera, no razonamos con la misma lógica y, si nos apuran, no entendemos ni participamos de lo que comúnmente, habitualmente, según lo que en las naciones civilizadas entenderían como una manera adecuada, correcta y científica de aplicar en nuestra nación de una forma correcta el concepto de “democracia”.

El equipo femenino de Sánchez, de fracaso en fracaso

Miguel Massanet Bosch. Este feminismo radical y ensoberbecido que estamos padeciendo en España, que se ha alejado de sus justas reivindicaciones en cuanto a la igualdad de oportunidades y trato que se les deben dar, por justicia, a las mujeres; para convertirse en algo parecido a un partido político de clara tendencia izquierdista, con ramalazos totalitarios y excesos verbales que las sitúan, en ocasiones, al borde de la idiocia y una reacción de repulsa hacia todo lo que está relacionado con el sexo contrario que ni es justa, ni tiene otro fundamento que un rencor absurdo

BENDITOS, los llamados fascistas

Ángel R Boya Balet. 1º Benditos los llamados fascistas o de Extrema derecha porque se oponen al asesinato de los niños en el vientre de sus madres (1500 millones asesinados desde 1950) como pretende la izquierda por orden de las multinacionales. 2º Benditos los llamados fascistas o de Extrema derecha porque se oponen a la eutanasia de los ingresados en hospitales como pretende la izquierda por orden de las multinacionales.

UN ARTÍCULO RETROSPECTIVO

"La Iglesia catalana" y seminarios casi yermos

Manuel Parra Celaya. Las hemerotecas son muy importantes, incluso las particulares y modestas por propia definición. De la mía he encontrado un recorte que guardé, Dios sabe por qué, correspondiente a La Vanguardia de Barcelona, de fecha 9 de septiembre de 1990, es decir, hace la friolera de veintiún años; el título es bien significativo: “Tres diócesis piden a los inmigrantes (aún no se había establecido la cursilería de migrantes) que se catalanicen por haber sido acogidos”. La información en cuestión se hace eco de la Hoja Diocesana (Full Diocesà) editada conjuntamente por las diócesis de Tarragona, Vic y Solsona, con motivo de la inminencia de la celebración de la Diada (11 de septiembre) de aquel año, y el artículo lleva como única firma el de Redacción, con lo que se supone que es responsabilidad de la publicación y de sus directores, en este caso, los señores obispos, aunque se apresura La Vanguardia a aclarar que estos “no participan directamente en la redacción del documento”, pero que “los componentes del equipo redactor cuentan con su confianza y con absoluta autonomía”.

Siguió vendiendo el bulo para acorralar a PP y Vox a pesar de saber que era falso

Marlaska prioriza la propaganda a la defensa de las víctimas

Luis Losada Pescador. No dejes que la verdad te estropee un buen titular. La máxima, válida para el periodismo, es igualmente válida para la política. No dejes que la realidad te arruine tu propaganda. Ahí está Sánchez, presidiendo este viernes la Comisión de Delitos de Odio a pesar de haberse demostrado que la denuncia homófoba era una falsa, fake, estafa. Da igual. Pero la realidad no es falsa, no es fake, argumentan desde el gobierno. “No hay que banalizar las agresiones”, dice el ministro. Así justifican la reunión de urgencia por unos hechos que no son. ‘Lo importante es la foto’, que diría Zapatero… Más grave todavía es lo de Marlaska. Primero dando veracidad a la versión de la agresión homófoba a pesar de que los investigadores tenían sus dudas y tenían todas las vías de investigación abiertas. Al privilegiar una de las hipótesis, dificulta el camino a los investigadores: ¿cómo te saltas el camino fijado por el ministro?, plantean.

Catalunya ingobernable. España entre el totalitarismo y Montesquieu

Miguel Massanet Bosch. Mientras en Cataluña proliferan los botellones incontrolados, se relajan los controles del gobierno Central sobre la acción exterior del Gobern catalán, haciendo la vista gorda ante la entrevista de la  señora Victoria Alsina, en París, con representantes de la Organización para la Cooperación y Desarrollo del gobierno francés, para tratar de temas como la Diada  e intentar evitar que, desde las naciones europeas, se considere como “un asunto interno de España” el de las pretensiones separatistas catalanas y que “el problema catalán no se ha resuelto”; todo ello en la línea de no molestar a los independentistas catalanes, pese a que la señora Alsina negó lo que, al parecer es evidente.

LOS ENANOS DE JOSÉ ANTONIO, LAS ESCULTURAS DEL TENORIO, OTROS MONUMENTOS Y LOS GIGANTES DE PAMPLONA

Pedro Sáez Martínez de Ubago. En 1931, José Antonio Primo de Rivera publicó uno de sus primeros artículos de prensa, titulado La hora de los enanos, en el que podemos leer: “Todo bulle como una gusanera. Como si no hubiera pasado nada. Los mismos hombres, las mismas palabras vacías, los mismos aspavientos. ¡Y todo tan chico! Contra la obra ingente de seis años –orden, paz, riqueza, trabajo, cultura, dignidad, alegría–, las fórmulas apolilladas de antaño, las menudas retóricas de antaño, las mismas sutilezas de leguleyo que ni el Derecho sabe. Aquí están los políticos a quienes nadie desconoce. Todos pasan de sexagenarios. Gobernaron docenas de veces. Casi ninguno sirvió para nada. Pero no escarmentaron. Piensan que una breve abstinencia –que ellos disfrazan de persecución– los redime del pasado inútil.

COVADONGA: MUCHO MÁS QUE ÉPICA CICLISTA

Fidel García Martínez. Los historiadores  postmodernos para quienes los hechos no existen, sino solo sus  interpretaciones, como  proclamaba el padre del nihilismo y de la sospecha Nietzsche, Covadonga esta más cerca de juegos de tronos que de la historia. Para estos amantes del positivismo histórico, corifeos de Marx, la historia es una super estructura que se fundamenta en las relaciones económicas agrícolas  ganaderas, por lo que es necesario como  vacunar a los peregrinos de  lo que  llaman con despecho autosuficiente sabiondo superstición. Están más  cerca de los delirios sibílicos de Goytisolo, que de las las conclusiones históricas de Sánchez Albornoz.