Home

Diario YA


 

Descubre cómo acertar siempre al elegir un buen jamón serrano

Uno de los alimentos más populares y demandados de nuestra gastronomía, tanto a nivel nacional como internacional, es el jamón serrano. Un alimento de calidad, con un sabor muy potente y realmente versátil, ya que se puede tomar solo o incorporarlo a una gran cantidad de platos. Por lo que si queremos acertar siempre al 100% a la hora de comprar un buen jamón serrano, existen algunos consejos básicos que podemos seguir y que nos ayudarán a tomar la mejor decisión posible.

Si hay un producto por excelencia característico de la gastronomía española y apreciado tanto dentro como fuera de nuestras fronteras, es el jamón serrano. Un alimento que no puede faltar nunca en la nevera y que es perfecto para nuestra cocina del día a día y para las ocasiones más especiales como todo tipo de celebraciones. De hecho, uno de sus principales beneficios es que se trata de un producto muy versátil que se puede incorporar a una gran cantidad de recetas clásicas o de vanguardia, o tomarse simplemente solo para disfrutar al máximo de su sabor en estado puro. Por no hablar de lo sano que resulta incorporarlo a nuestra dieta diaria, debido a todas sus propiedades beneficiosas para la salud.

Pero el factor más importante en todos los Jamones Serranos es que se trate siempre de un producto de calidad que haya sido elaborado y procesado según toda la normativa vigente para llevar la etiqueta de jamón serrano. Por lo que si queremos acertar siempre a la hora de comprar este alimento y tener siempre lo mejor de lo mejor en casa, vamos a comentar a continuación algunos consejos básicos y muy sencillos de aplicar que nos ayudarán a tomar las decisiones más acertadas en todo momento. Con el jamón serrano no hay que jugársela.

Tipos de jamón serrano

A la hora de adquirir jamón serrano, es importante conocer que existen varios tipos distintos entre los que vamos a poder elegir, en función de cómo haya sido su proceso de elaboración y curación. En primer lugar, tenemos el jamón serrano bodega con una curación mínima garantizada de catorce meses a partir de un proceso de secado natural y salazón. A continuación tenemos el jamón serrano reserva y que también tiene una curación mínima de catorce meses, con la diferencia de que los animales viven y se alimentan en libertad en un proceso completamente natural y artesanal, lo que le confiere a la pieza un sabor más especial.

En tercer lugar tenemos el jamón serrano gran reserva, cuya curación mínima es de dieciséis meses y que aporta al resultado final un sabor mucho más potente e intenso. Por último, tenemos el jamón serrano gran reserva Duroc con una curación de entre dieciséis y dieciocho meses de duración, y que es realizada de una forma tradicional en la zona de Los Pedroches. Por lo que conociendo bien todos y cada uno de estos tipos de jamón serrano que podemos encontrar en el mercado, podemos tomar siempre las mejores decisiones en función de nuestros gustos y de nuestro bolsillo, siempre contando con obtener la mejor calidad posible.

Marcas profesionales

Si queremos conseguir los mejores resultados a la hora de adquirir cualquier tipo de pieza de jamón serrano, otro consejo muy importante es fijarse bien en la marca. Si se trata de un jamón proveniente de una empresa profesional referente en el sector y con una buena reputación entre los usuarios gracias a la calidad de sus productos, vamos a poder confiar en que sus jamones serranos siempre van a ser una muy buena elección para nuestra mesa.

Este es el caso, por ejemplo, de una marca tan conocida en el sector como Ibedul, una empresa especializada en la elaboración artesanal de todo tipo de jamones serranos para obtener los mejores resultados posibles en sabor, textura y calidad para sus clientes.